Collado Villalba – Wikipedia, la enciclopedia libre. Collado Villalba es un municipio y localidad española de la Comunidad de Madrid, ubicada unos 40,3 km al noroeste de la capital del país, en la vertiente sur de la sierra de Guadarrama. Cuenta con una población de 62 152 habitantes (INE 2017).

https://es.wikipedia.org/wiki/Collado_Villalba

Collado Villalba es un municipio y localidad española de la Comunidad de Madrid, ubicada unos 40,3 km al noroeste de la capital del país, en la vertiente sur de la sierra de Guadarrama. Cuenta con una población de 62 152 habitantes (INE 2017).

Collado Villalba está situado en un amplio valle en torno al río Guadarrama, y rodeado excepto por el sur por montañas entre 1000 y 2000 msnm, que de oeste a este son: sierra de Malagón, sierra de Guadarrama y sierra de Hoyo de Manzanares. El clima de la comarca es mediterráneo-continental templado y húmedo. El relieve de Collado Villalba está formado por llanuras, lomas y cerros, con la media y alta montaña presente en sus cercanías.

Las principales altitudes que rodean la “hoya de Villalba” son, de oeste a este: Abantos(1754 m), CuelgamurosCabeza Líjar (1824 m), Puerto de Guadarrama (1511 m), La Peñota (1944 m), Puerto de Fuenfría (1796 m), Siete Picos (2138 m), Puerto de Navacerrada (1860 m), La Maliciosa (2383 m), El Yelmo (1714 m) y El Estepar en el Cerro de La Mira de la Sierra de Hoyo de Manzanares (1402 m).

Su altitud es de 917 msnm y está situado a 40,3 km al noroeste de Madrid por la carretera N-VI.

Anuncios

El castellano, ¿el español? — Hoja por Hoja

Discurso de cierre de la escritora María Teresa Andruetto en el VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (Córdoba 2019) Hay una grieta en todo / así es cómo entra la luz, dice Leonard Cohen, Y entonces es ahí, en las fisuras, donde quisiera mirar. No fue sencillo para mí aceptar la invitación a cerrar este […]

El castellano, ¿el español? — Hoja por Hoja

Anotaciones sobre Marvin Harris y la sexualidad humana

“La identidad sexual de los seres humanos se puede establecer examinando los cromosomas, los órganos sexuales internos y exteriores y las características sexuales secundarias tales como la complexión corporal, el tamaño de los pechos y los depósitos de grasa de un individuo.”

Esto es lo que se llama identidad sexual ETIC de los seres humanos.

¿Cuántos sexos biológicos existen? 

  1. Hermafroditas: individuos nacidos con un testículo y un ovario y una mezcla de genitales masculinos y femeninos.
  2. Machos pseudohermafroditas: individuos con dos testículos y mezcla de genitales masculinos y femeninos pero sin ovarios.
  3. Hembras pseudo hermafroditas: individuos con dos ovarios y una mezcla de genitales masculinos y femeninos pero sin testículos.
  4. Hembras: individuos nacidos con dos ovarios y genitales femeninos.
  5. Machos: individuos nacidos con dos testículos y genitales masculinos.

Algunos hermafroditas poseen un gran pene y una vagina y disfrutan del sexon con parejas masculinas y femeninas. Fausto-Sterling cuestiona la práctica de la cirugía y la terapia hormonal para “corregir” la condición hermafrodítica:”¿Por qué debería preocuparnos la existencia de personas cuyo equipamiento biológico les permite practicar el sexo “de forma natural” tanto con hombres como con mujeres?…La sociedad exige el control de los cuerpos intersexuales porque difuminan y actúan de puente entre la gran división: desafían las creencias tradicionales sobre la diferencia sexual.

La identidad sexual EMIC de los seres humanos es aquella que elaboran las sociedades al reconocer la diferencia entre macho y hembra en función de alguna de estas características. Pero la diferencia emic varía considerablemente de una a otra sociedad.

Y por eso, los antropólogos utilizan el término GÉNERO para designar los SIGNIFICADOS EMIC variables asociados con las IDENTIDADES SEXUALES culturalmente definidas”.

HETEROSEXUALIDAD. A pesar de la gran curiosidad existente, se conoce muy poco sobre las formas en que se practica el coito en las diferentes sociedades. La principal razón se debe a que el sexo se realiza en privado en prácticamente todas las sociedades que se han estudiado. Por este motivo, los antropólogos han tenido que basarse en los relatos del comportamiento sexual sonsacados a los informantes más que en la observación real (cuestiones éticas inhiben la discusión de observaciones sexuales participatorias).

HOMOSEXUALIDAD MASCULINA. “Las actitudes hacia la homosexualidad oscilan entre el horror y el entusiasmo chauvinista. Dadas las muchas maneras en que los humanos separan el placer sexual de la reproducción no deseada, no debería constituir ninguna sorpresa la amplia prevalencia de la conducta homosexual. Más sorprendente resulta el gran número de personas que se masturban o masturban a sus compañeros, que toman píldoras anticonceptivas, que utilizan condones o cremas espermicidas, que se someten a abortos y que practican diferentes formas de gimnasia heterosexual sin coito pero que ridiculizan y condenan la conducta homosexual sobre la base de que “no es natural”.. Ni el vínculo entre el comportamiento homosexual y el sida hace menos irracionales los fieros prejuicios contra aquellos que encuentran placer en las relaciones homosexuales, sea entre hombres o entre mujeres. De no ser por los avances de la medicina, los buenos y “limpios” hombres y mujeres heterosexuales estarían muriendo en vastas proporciones víctimas de la sífilis”

HOMOSEXUALIDAD FEMENINA. Se sabe menos acerca de la homosexualidad femenina que de la masculina debido al predominio de las etnografías con sexo masculino. A diferencia de los varones, las mujeres raras veces se ven sometidas a ritos de iniciación que impliquen relaciones homosexuales. Sin embargo, se ha informado que entre los dahomey las chicas adolescentes se preparaban para el matrimonio asistiendo a escuelas de iniciación de mujeres en las que aprendían a estimularse los genitales y a participar en relaciones sexuales.

“El Homo Sapiens es capaz de ser la especie más sexual del reino animal. El pene humano es más largo y grueso que el de cualquier otro de los primates, y sus testículos son más pesados que los del gorila o los del orangután. Además, somos capaces de dedicar más tiempo al cortejo que precede a la cópula y a las sesiones copulatorias que otros primates. La capacidad femenina de alcanzar el orgasmo, aunque no es exclusivamente, como antes se pensaba, está muy desarrollada, al igual que la frecuencia de los coitos. Las poluciones nocturnas exclusivas de los varones -sueños húmedos- dan idea de la fuerte pulsión sexual humana. Además, el macho humano parece psicológimente preocupado con el sexo.

“Los seres humanos no están limitados por una época de celo: pueden practicar el sexo a cualquier hora de cualquier día de cualquier mes. Hay que apuntar, sin embargo, que todas las comparaciones específicas relacionadas con el comportamiento sexual pueden expresarse exclusivamente como potenciales debido a los extensivos efectos de la cultura que pueden convertir al ser humano en el primate menos “sexy”. TODOS los aspectos de las RELACIONES SEXUALES, desde las experiencias infantiles hasta el noviazgo y el matrimonio, manifiestan un enorme grado de variación cultural.”

La búsqueda del placer sexual motiva gran parte del comportamiento humano y debería contemplarse como un aspecto de la infraestructura. Los ACTOS SEXUALES no conducen necesariamente al embarazo, pero el embarazo no es posible sin coito( excepto en las recientes técnicas de inseminación e implantación de embriones en “madres de alquiler” o en “probeta”). No es preciso decir que el modo de reproducción de una sociedad depende mucho de los factores biológicos de la sexualidad humana. El hecho de que haga falta un macho y una hembra para practicar el sexo reproductor no debería tomarse a la ligera. Imagine los efectos que tendría para la vida social que sólo hiciera falta un individuo o que hicieran falta tres para tener hijos.Con toda seguridad los rasgos estructurales y organizativos de la vida social serían absolutamente diferentes de cualquiera de los que actualmente conocemos en la Tierra.

(98) Comité Regional PSC-PSOE – YouTube. Compañeros y compañeras, Pablo Zuloaga está dando el Informe Político en el Comité Regional. Saludos

Continúa leyendo (98) Comité Regional PSC-PSOE – YouTube. Compañeros y compañeras, Pablo Zuloaga está dando el Informe Político en el Comité Regional. Saludos

Un Partido Socialista renovado, presenta una lista de marcado carácter progresista, feminista y de izquierdas al Parlamento de Cantabria, encabezada por Pablo Zuloaga y Noelia Cobo. Enhorabuena cántabros!

a través de Un Partido Socialista renovado, presenta una lista de marcado carácter progresista, feminista y de izquierdas al Parlamento de Cantabria, encabezada por Pablo Zuloaga y Noelia Cobo. Enhorabuena cántabros!

Un Partido Socialista renovado, presenta una lista de marcado carácter progresista, feminista y de izquierdas al Parlamento de Cantabria.Todo en – carmeloeps@gmail.com – Gmail

El PSOE de Cantabria lleva una lista renovada a las elecciones de mayoUn Partido Socialista renovado, presenta una lista de marcado carácter progresista, feminista y de izquierdas al Parlamento de Cantabria       El secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga, ha asegurado que “presentamos una lista renovada, progresista, feminista y de izquierdas y de perfiles personales adecuados para sacar adelante el proyecto socialista para Cantabria”.   Zuloaga se ha expresado de esta manera, después de que la Comisión de Listas haya conocido esta tarde la candidatura regional,  con la que se presentarán a las elecciones del próximo 26 de mayo.   Una lista regional, ha explicado, “formada por 35 personas con talento, en la que se mezcla la juventud y la experiencia y una demostrada capacidad, tanto en el ámbito profesional como en el ámbito de la gestión pública” y con la que ha continuado, “queremos transmitir confianza, con la que se sienta representada la sociedad cántabra y con la que gobernaremos Cantabria”.   “Se trata de una lista con un marcado perfil feminista e inclusivo y que hace un guiño a la historia del PSOE de Cantabria con la presencia de algunos líderes socialistas destacados en el ámbito municipal como son José Ángel Hie Continúa leyendo Un Partido Socialista renovado, presenta una lista de marcado carácter progresista, feminista y de izquierdas al Parlamento de Cantabria.Todo en – carmeloeps@gmail.com – Gmail

Huelga feminista y cientos de protestas en toda España por el Día de la Mujer

Continúa leyendo Huelga feminista y cientos de protestas en toda España por el Día de la Mujer

El PSOE hace un llamamiento a “llenar las calles” el 8M en defensa de la igualdad | Partido Socialista Obrero Español | Cantabria.

a través de El PSOE hace un llamamiento a “llenar las calles” el 8M en defensa de la igualdad | Partido Socialista Obrero Español | Cantabria.

Nuestros derechos no se negocian. Nos sumamos a las Movilizaciones feministas del día 15.01.2019. — Foro de Hombres por la Igualdad

Los hombres del Foro nos sumamos sin duda alguna a las movilizaciones convocadas por los movimientos feministas el día 15 de enero de 2019. Además, si eres hombre, te invitamos a sumarte a la declaración más breve: Los hombres ante el 15 de enero Los hombres que firmamos la declaración más breve […]

a través de Nuestros derechos no se negocian. Nos sumamos a las Movilizaciones feministas del día 15.01.2019. — Foro de Hombres por la Igualdad

El cuerpo sentipensante nunca está solo…

Sino que siempre Forma parte de un grupo humano. Y un Grupo es siempre una reunión de cuerpos siempre en Relación, y cuya conducta es regulada por Códigos.

Ahora bien, cada cuerpo, el cuerpo humano, es una globalidad Natural, material, abierta a su entorno por los Sentidos: el oído, que nos lleva muy lejos con la música; la vista que nos permite la visualización del mundo es extraordinaria!. El tacto, qué lindo es acariciar un gato.! Por no hablar de la belleza del abrazo y del beso, amistoso o sexual.

Cada cuerpo es, a la vez y de modo inseparable una Persona social que combina todos los aspectos Biológicos y Semióticos con sus Roles sociales de género, edad, familiares, económicos, religiosos , políticos en una totalidad orgánica objetivamente existente que actúa como Sujeto de la Acción, sea ésta individual o colectiva.

Ahora bien, el cuerpo sexualizado y representado gozando, el cuerpo erótico, ya es otra cuestión. Aquí nos encontramos con un nudo: cómo concebimos el Deseo y los deseos sexuales del cuerpo. Para la tradición judeo-cristiana los deseos sexuales son pecado y por ende deben ser castigados y reprimidos y algunas partes del cuerpo son declaradas inmundas y deben ser ocultadas. Pero hay también otras tradiciones que subrayan, incluso en sus Templos, el valor y la importancia del cuerpo y la sexualidad para una vida hermosa e integrada. Para esta concepción el Gozo es Maravilloso y el cuerpo no tiene nada que ocultar: no hay más “partes pudendas”.

Diversos movimientos socio culturales expresan también esta cuestión y haciéndolo además con mucha fuerza social y sígnica, como el Feminismo, el movimiento LGTBQI, y el movimiento liberal o swinger.

Pues lo dicho, el cuerpo nunca está solo y nos lleva desde lo más cercano a lo más lejano. A comunicar pues.

Saludos

Buzzfeed denuncia abusos por parte de guardaparques financiados por WWF en todo el mundo — Noticias de Survival International

Continúa leyendo Buzzfeed denuncia abusos por parte de guardaparques financiados por WWF en todo el mundo — Noticias de Survival International

La Renovación cultural socialista reclama un baño de semiótica.

Aquí voy a copiar la voz semiótica. SEMIÓTICA Pág 191 a página 201 La semiótica se ocupa de los signos, o mejor dicho de sus sistemas: es su ciencia o doctrina general. Dos signos interconectados constituyen ya un sistema de signos -el sistema mínimo- y, generalmente los signos pertenecen a sistemas no poco complicados. Es […]

a través de Copia del Diccionario teórico-ideológico, de M.Sabbatini, G. Di Siena, F.Rossi-Landi, A. Melis, A Illuminati. Rivista Ideologie, 1970. Traducción, Beatriz Sarlo. Editorial Galerna, Buenos Aires, 1º. edición, agosto 1975 — Ecologia, sentido y cultura.

Copia del Diccionario teórico-ideológico, de M.Sabbatini, G. Di Siena, F.Rossi-Landi, A. Melis, A Illuminati. Rivista Ideologie, 1970. Traducción, Beatriz Sarlo. Editorial Galerna, Buenos Aires, 1º. edición, agosto 1975

Aquí voy a copiar la voz semiótica.

SEMIÓTICA

Pág 191 a página 201

La semiótica se ocupa de los signos, o mejor dicho de sus sistemas: es su ciencia o doctrina general. Dos signos interconectados constituyen ya un sistema de signos -el sistema mínimo- y, generalmente los signos pertenecen a sistemas no poco complicados. Es difícil concebir el caso de un signo aislado. Puede sostenerse que un signo aislado no sería ni siquiera un signo en la medida en que estaría ausente la red de relaciones necesarias para identificarlo. Probablemente la noción de signo aislado sólo puede ser construída por el pensamiento, haciendo abstracción de los otros signos, por ejemplo en el caso en que se quiera identificar la situación de un organismo en los orígenes de la evolución, o cuando se introduce artificiosamente (para un fin didáctico) la situación sígnica en un campo considerado como a-sígnico. Pero incluso en tal caso la presencia del signo remite a su ausencia; y también a la ausencia de tal signo, es decir a su ausencia determinada, adquirida por oposición a un valor sígnico.

Como puede verse si se consulta un buen vocabulario de la lengua italiana o de cualquier otra lengua, “signo” quiere decir muchas cosas diferentes: por ello, si queremos hablar de signos en general, debemos reconocer la existencia de signos de diferentes tipos. Ya en un nivel intuitivo se distingue entre signos naturales y artificiales, simples y complejos, humanos y no humanos, biológicos y sociales, espontáneos e intencionales, vocales y gráficos (de los que los hablados y escritos constituyen una subclase), verbales y no verbales, etc. . El humo, signo del fuego, es natural; un cartel caminero, artificial; un monema (esto es la palabra reducida a su parte significante) es un signo simple; una obra de arte, un signo complejo; una carta y un par de zapatos son signos humanos, el ladrido de un perro es no humano; la fiebre y un furúnculo son signos biológicos, cualquier artefacto es un signo social; un tic o el rubor son signos espontáneos, guiñar un ojo es generalmente intencional; esta página está cubierta de signos gráficos, pero si la leo en voz alta emito signos vocales. Cada signo es descripto no sólo por una categoría disyuntiva, sino por varias: por ejemplo, un cartel caminero es generalmente un signo artificial, simple, humano, social, intencional, gráfico, no verbal. Existen además signos especiales y complejos, como los síntomas, los indicios, las huellas, las señales, los símbolos, los sellos, los emblemas, etcétera.

En función del uso de una lengua, del habla común, se pueden diferenciar otros signos que preceden, acompañan o siguen a su uso: son los signos “prelingüísticos”, “paralingüísticos” o “translingüísticos”, y “postlingüísticos”. Un signo prelingüístico precede al uso de la lengua en el sentido en que lo presupone o se refiere a él: decir que el humo es signo de fuego supone el uso de signos lingüísticos referidos a un signo paralingüístico. Ahuecar la voz o arrugar el ceño mientras se pronuncia una frase supone el uso simultáneo de signos lingüísticos y paralingüísticos. Cuando se investigan las estructuras emergentes de un texto literario, el objeto de estudio es un sistema de signos postlingüísticos, que existen sólo en tantos signos segundos respecto de los signos lingüísticos, cuya compaginación constituye el texto mismo. El término “semiología” se utiliza para indicar el estudio de los signos paralingüísticos o translingüísticos y de los signos postlingüísticos, fundamentales para la crítica artística y literaria. Los especialistas de tales sistemas de signos, , a menudo tienen la tendencia a encerrar en sus términos toda la ciencia semiótica: de allí el uso de “semiología” como sinónimo de “semiótica”, contra el que hay que poner en guardia al lector. Es un uso de origen sobre todo francés; pero “semiótica” fue siempre el término más difundido, no sólo en la tradición filosófica europea sino también entre los estudiosos norteamericanos y soviéticos. La cuestión está ya definida a partir de la fundación de la “Asociación Internacional de Semiótica” y de su órgano trimestral, la revista Semiótica. Es conveniente insistir sobre el carácter idealista, trascendental, de la prioridad que por ejemplo Barthes confiere, a veces abiertamente, al lenguaje verbal y por ende al carácter separatista y privilegiado de la disciplina que lo estudia. Sin embargo, no es necesario negar la validez de una semiología por tal rasgo: para liberarse de él es necesario diferenciarla bien de la semiótica como ciencia (doctrina o teoría) general de cualquier tipo de signos, -empezando por los signos que los niños usan como in-fanti, es decir antes de empezar a hablar. Una semiología como parte de la lingüística, que a su vez es solamente una parte de la semiótica, ocupará un área relativamente restringida pero plenamente legítima de la totalidad de la ciencia de los signos. Incurrimos en una falacia separatista, una forma de “glotocentrismo”, cuando pretendemos que tal área ocupe el lugar de la totalidad a la que pertenece.

Se han intentado ya varias clasificaciones de las modalidades sígnicas, en general en términos de los canales comunicativos utilizados. La distinción principal es siempre aquella entre modalidades lingüísticas y modalidades que no pertenezcan a la lengua en tanto tal. Las primeras son verbales o por lo menos vocales: tienen que ver con el léxico, el acento, los tonos de voz y los rasgos suprasegmentales, las modificaciones locales y los sonidos o ruidos no lingüísticos (este último  es el campo de la “paralingüística” propiamente dicha de Trager). Las modalidades no lingüísticas en sentido amplio constituyen un conjunto enormemente más vasto. La misma denominación es insuficiente o vale sólo como primerísima aproximación que señala la ausencia de lenguaje verbal. En efecto, no lingüísticos son los comportamientos significantes, o los códigos constituidos por objetos producidos por los hombres, o los códigos que de un modo u otro existen en la naturaleza. Ahora bien, está claro que para que un signo sea tal debe existir, en todos los casos, una interpretación consciente o inconsciente; y tal interpretación puede ser caracterizada, si bien no siempre en sentido propio y no siempre como comportamiento, en los términos de modificaciones que suceden en el intérprete. Pero además queda claro que entre el significado de un comportamiento y la interpretación del significado de un objeto existe un conjunto de diferencias importantes que no excluyen, pero sin duda tornan más problemática, la indagación del carácter sígnico en todos los demás casos de comunicación no lingüística. Hechas las anteriores advertencias, se pueden distinguir formas comunicativas kinésicas posturales (expresiones faciales y de otro tipo, actitudes y posiciones, movimientos realizados, etcétera), táctiles, odoríficas, territoriales, prosémicas (que tienen que ver con el uso del espacio por parte del hombre y el significado de las relaciones espaciales entendidas como elaboraciones específicas de cada cultura). Existen también formas comunicativas mediante artefactos, es decir fundada sobre los objetos que el hombre produce y adopta (vestido, cosmética, decoración, útiles y máquinas, construcciones; entran en esta categoría, que sin embargo no las agota, las artes figurativas); institucionales (sistemas jurídicos, mercado económico, organizaciones sociales de todo tipo); y, finalmente, naturales (sistemas sígnicos inscriptos en la naturaleza e interpretados a partir de ella por el hombre, como el código genético, o el sistema sígnico del mar descifrado por los marinos). Sólo algunos de los sistemas mencionados han sido objeto de verdadera investigación; su clasificación orgánica no puede preceder a las investigaciones concretas, aunque bien puede anticipar algunas direcciones principales. El hecho es que existen arduos problemas de método que deben ser resueltos, y nuevas categorías e instrumentos intelectuales que deben ser construidos. Es un campo inmenso y fascinante que se abre frente a los investigadores de los próximos decenios y que compromete a fondo nuestras responsabilidades humanas.

Frente a la variedad de sistemas de signos, sólo esquemáticamente aludida aquí, el primer deber de una semiótica general es trabajar en la construcción de un modelo del signo que sea suficientemente general para que se lo pueda aplicar a los sistemas sígnicos más diferentes. Si no bastara un modelo, será necesario construir varios conectados entre sí. El modelo o los modelos deben tener en cuenta los resultados de los que estudian los signos en el ámbito de las disciplinas más alejadas; precisamente aquí aparece el carácter interdisciplinario de la investigación semiótica. Al mismo tiempo, los modelos no pueden plegarse a exigencias demasiado especializadas, adaptándose a las necesidades de un grupo de investigadores pero desatendiendo las de otros.

El procedimiento de la abstracción determinada debería indicarnos el camino justo. Todo modelo sería construido, por medio de la abstracción, no ya mediante la recolección de propiedades comunes sino mediante el descarte de rasgos secundarios. Es un procedimiento abstracto porque apunta a registrar solo las condiciones mínimas necesarias a la subsistencia de la situación sígnica; pero es global en el sentido en que ninguna de estas condiciones puede ser omitida. Expondremos brevemente los tres modelos generales más importantes.

El modelo de fondo de los lingüistas proviene en lo fundamental de Saussure, parte del signo en cuanto tal y se desarrolla a través de esquemas que tienen que ver con las relaciones entre los signos. Aquí aludiremos solamente a su fundamento dialéctico. Todo signo es la uniónsíntesis de (por lo menos) un significante y (por lo menos) en significado. En francés, significantsignifié; con una terminología alternativa quizás más neutral, signanssignatum). No existen significantes sin significados; se puede hablar de ellos por separado sólo después de haber aceptado como punto de partida su presencia conjunta, es decir, precisamente, el signo. En otras palabras, dos “cosas” pueden “andar juntas” de un cierto modo, entrar en una relación dada: esto es precisamente lo que constituye la totalidad “signo”. La formación de tal totalidad ha sido diversamente descripta como un “estar por”, “representar”, “distinguir de (todo) el resto, cuando se puso el acento sobre el significado; y por fórmulas como “darse-cuenta-por-medio-de” cuando se puso el acento sobre el intérprete (el significado de Saussure entendido como idea o concepto entra entero en tercer grado). Cuando se forma la totalidad-signo, las dos cosas que la conforman asumen la función de ser una, un significante, y la otra, un significado; y como tal asunción es posible sólo en cuanto son una el significante de la otra, y a la inversa la otra el significado de la primera, tiene escaso sentido hablar por separado de significantes y significados. La dialéctica de la formación del signo es, sin embargo, bastante más compleja de lo que aparece en su tratamiento en los términos de significante y significado. Lo veremos a través de la exposición de otros modelos.

El modelo de la teoría de la información fue expuesto originalmente por Shannon y Weaver en 1949. Se parte no ya del signo sino del mensaje, es decir, de un sistema de significados (incluso en el caso más simple, que es el de una unidad informativa) susceptible de ser efectivamente transmitido, en cuyo caso se prefiere llamarlo señal. Una señal , es decir un mensaje transmitido, implica un emisor y un receptor, un código común a ambos, canales que la señal recorre para llegar a un destino. Construir un mensaje sobre la base del código significa codificarlo; interpretarlo sobre la base del mismo código significa decodificarlo. Se denomina redundancia de un mensaje a su parte no necesaria (la que se debe a las reglas estadísticas que gobiernan el sistema sígnico, es decir el código utilizado). El ruido en un mensaje consiste en las perturbaciones o interferencias irregulares que provienen del exterior y pueden disminuir la codificación y la circulación del mensaje-señal, dificultando o falseando su recepción; cuando tales interferencias son regulares, se acostumbra a hablar de perturbaciones. El ruido o perturbación aumentan la información, esto es la incertidumbre del mensaje y por este camino la libertad de elección de quien lo interpreta; pero la aumentan de manera espuria: así es que, para alcanzar la información originaria del mensaje es necesario restar de toda la información recibida la información espuria, esto es procurar la identificación de la información auténtica, disminuyendo la incertidumbre (se renuncia así a varias elecciones interpretativas posibles). En el mensaje se distinguen dos rasgos diferentes: la cantidad de información que trasmite y su significado; en un nivel más complejo, se introduce luego la noción de cantidad de información significante.

Un tercer modelo es el de Charles S. Peirce, retomado y simplificado fecundamente por Charles Morris. Parte de la situación sígnica en general, es decir de la semiosis. Existe semiosis cuando “algo funciona como signo de algo otro para un algo tercero.” Trataremos de desarrollar esta fórmula asignando un sentido a cada uno de los “algo” que la componen. El significado del término fundamental, “signo”, surgirá precisamente de la aclaración del contexto mínimo dentro del cual puede ser usado.

El primer “algo” es el vehículo, es decir un objeto que, usado de un cierto modo, se transforma en signo, adopta el carácter de signo; en el caso del lenguaje verbal se trata de por lo menos un sentido articulado (el signifiant de Saussure). El segundo “algo” es aquello a lo que el signo “se refiere”, “aquello en lugar de lo cual está”. Aquí es necesario evitar la confusión del referente en cuanto tal con la cosa que es objeto de éste. El referente de la palabra “agua” no es el agua que bebemos: el referente son relaciones, y las relaciones no se beben ni están constituidas por hidrógeno y oxígeno. Por otra parte, si el agua no existiera, la palabra “agua” no tendría referente; pero esta afirmación es insuficiente, porque incluso cosas que, en algún sentido “no existen” tienen un referente. Como se intuye a partir de este diseño elemental, se trata de relaciones plurales, extremadamente complejas. No han sido aún esclarecidas del todo pese a la literatura que existe sobre ellas, elaborada por filósofos y lingüistas que, muchas veces, se ignoran entre sí. El tercer “algo” es el intérprete, es decir quien disfruta del signo, ya en la posición de quien lo trasmite o en la de quien lo recibe, trátese de un hombre, un animal o una máquina. Charles S. Peirce, hasta ahora quizás el más grande investigador de los signos en general, dentro del intérprete colocaba el interpretante, que consiste en “darse cuenta de algo de manera inmediata”. La mediación sobreviene precisamente por el signo; pero esto lo agregamos nosotros después, en tanto que el signo es explicado por la mediación y el darse cuenta, y no a la inversa. La noción de interpretante tiene un carácter dialéctico, pues adquiere su sentido únicamente en el ámbito de la semiosis; como tal ésta puede ocurrir por el concepto o por la idea, esto es con nociones a las que se tiende a atribuir un sentido, incluso fuera de la semiosis misma. El modo según el cual la interpretación está dentro “está dentro” del intérprete es metafórico sólo hasta que no se comience a estudiar a qué modificaciones en la estructura material del intérprete  se corresponde. Se incluyen en este punto tanto la parte constructiva de las investigaciones bien o mal agrupadas bajo el nombre de cibernética, como una reivindicación del carácter material de todos estos fenómenos.

Una caracterización materialdialéctica, que permita inaugurar un discurso unitario mediante el cual describir una totalidad. La totalidad es la semiosis. Ella está articulada en su estructura interna; se estudian las acciones recíprocas de las partes que la integran. Tales partes no pueden existir fuera de la totalidad sino en un nivel dialéctico inferior a aquel en el cual ella se conforma. recorramos ahora la estructura interna de la totalidad de la semiosis, suponiendo por el momento que esta o aquella parte esté aislada de las otras. Si tomamos un vehículo sígnico fuera de la semiosis lo degradamos a mero objeto físico: vemos entonces, en un cartel caminero, meramente un pedazo de madera barnizada o (pese a una dificultad más sutil) en una palabra, sólo una emisión vocal. Un intérprete sin el resto de la semiosis deja de ser un intérprete y pasa a ser considerado “sólo” como organismo (humano o animal) o como máquina. Liberada de la relación de semiosis, la “cosa” a la que el signo se refiere es también un mero objeto físico, pasible de diferentes descripciones no semióticas, esto es, extrañas a la dimensión sígnica general. En cuanto al interpretante, fuera de la semiosis tiende a adoptar el peligroso status ontológico del concepto tradicional, grávido de irresueltas dificultades filosóficas, punto de partida de toda mistificación.

Conviene insistir sobre la noción de totalidad. Las diferentes disciplinas que estudian signos tienden, a menudo, a concentrarse sobre aquella parte de la semiosis -y por ende a desarrollar sólo el área de la semiótica que le corresponde- que más se vincula con sus intereses particulares. Precisamente por ello corren siempre el riesgo  de desarrollar investigaciones sólo especializadas, delicias académicas siempre desprovistas de interés humano, privilegios burgueses que pretenden trasmitirse superestructuralmente, como si en la base no existiese una trasmisión estructural estructural de la división en clases (no es casual que, en perfecta homología con la regresión revisionista de su política, en los últimos años los investigadores soviéticos hayan absorbido y desarrollado varias ramas de la semiótica separatista). Una semiótica rectamente entendida pretende, en cambio, formar parte de una ciencia global del hombre y de sus relaciones con el resto del mundo. Su importancia decisiva para la desmistificación ideológica y para la teoría de la acción política reside en el hecho de que todas las operaciones de la práctica social, en su misma esencia, son operaciones sígnicas. Como tales, lejos de desarrollarse en el vacío y aisladamente, pertenecen a sistemas sígnicos, que precisamente la ciencia de la realidad social y que así la constituyen desde su aparición. Esto no quiere decir que la realidad social, fundada como lo está sobre necesidad, trabajo y explotación, se agote en los sistemas sígnicos; pero quiere decir que, sin tales sistemas, los contenidos de la realidad no serían sociales. El conocimiento de los sistemas sígnicos, que precisamente la ciencia de la semiótica reúne bajo tal denominación, es por tanto necesario para operar sobre la realidad, especialmente en una situación de altísimo nivel de elaboración sígnica reaccionaria, como la de la sociedad neocapitalista occidental.

 

 

 

Pedro Sánchez responde la carta de un niño saharaui. — El Confidencial Saharaui — No te Olvides del Sahara Occidental — Multiversidades. Viendo España y el mundo desde Collado Villalba..

● El mandatario respondió al pedido del menor saharaui quien en una misiva le solicitó que no hay que olvidar al pueblo saharaui.A Coruña, 19 mayo de 2019. -( El Confidencial Saharaui). Por Lehbib Abdelhay/ECS. Baba Bah Balali/ECS El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez Castejón, respondió la carta enviada por un niño saharaui de […] […]

a través de Pedro Sánchez responde la carta de un niño saharaui. — El Confidencial Saharaui — No te Olvides del Sahara Occidental — Multiversidades. Viendo España y el mundo desde Collado Villalba..

Venezuela – “Ni Maduro ni Guaidó son la solución”. [Temir Porras Ponceleón* – Entrevista] — Correspondencia de Prensa

La viabilidad futura de la sociedad venezolana está en riesgo en medio de la parálisis que vive el país por la crisis política y económica. Así lo ve Temir Porras, ex asesor del presidente Hugo Chávez en cuestiones de política exterior (2002-2004), que fue vicecanciller y jefe de gabinete de Nicolás Maduro cuando el actual presidente era ministro de Exteriores…

a través de Venezuela – “Ni Maduro ni Guaidó son la solución”. [Temir Porras Ponceleón* – Entrevista] — Correspondencia de Prensa

Acción mundial contra Monsanto-Bayer — Al Margen

Asambleas y organizaciones de todo el mundo realizaron el 18 de mayo una “acción global contra Monsanto” en contra los agrotóxicos que contaminan el medioambiente, la comida y nuestros cuerpos. Conversamos al respecto con Julián […]

a través de Acción mundial contra Monsanto-Bayer — Al Margen

España y la corrupción en 2018 — Opinión y actualidad

Según la organización Transparencia Internacional España, en nuestro país ha mejorado levemente la sensación de corrupción medido por el Índice de Percepción de la Corrupción para 2018 con respecto al año anterior, vean: Origen: Transparencia Internacional España – España mejora levemente en el Índice de Percepción de la Corrupción 2018 No obstante, España ha pasado […]

a través de España y la corrupción en 2018 — Opinión y actualidad