La última tormenta — FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO

Diluvia con una compulsión rabiosa y vengativa, entre rayos y truenos que descargan violentamente su ira contra todo aquello con lo que colisionan. Los antiguos hubieran sentido la acción tormentosa como la manifestación de la inquina divina. Nosotros no. Porque sabemos las razones meteorológicas que justifican este fenómeno; lo hemos despojado del carácter de acto […]

a través de La última tormenta — FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO